Podemos entrenar nuestra capacidad cognitiva a través de ejercicios de imaginación tanto para poner a punto a nuestras neuronas como para utilizar esta estrategia mental como herramienta formidable de visualización y concentración.

Siempre he creído, y sigo creyendo, que la imaginación y la fantasía son muy importantes puesto que forman parte indisoluble de la realidad de nuestra vida. Ana Mª Matute.

Por ejemplo,  Jack Nicklaus, ex-golfista profesional, se pasaba una película mental antes de cada tiro, donde imaginaba no sólo el punto en el que quiería que terminase la pelota, sino también la manera en que debería de llegar hasta allí.

Nuestra capacidad para dirigir la imaginación puede aumentar nuestro rendimiento en muchos sentidos y afecta a nuestro comportamiento. El motivo de que la visualización tenga tanta fuerza es que existe una estrecha conexión entre las imágenes mentales que generamos y nuestros sentimientos. Piensa en el último viaje que has hecho, en la última vez que te has reído, en el sabor de tu plato favorito, en el olor del desayuno en casa de tu abuela. Reaccionamos emocionalmente frente a las imágenes de nuestros recuerdos. Así, las imágenes mentales que percibimos durante el día están vinculadas a nuestras creencias acerca de cómo es el mundo.

Consejos para la visualización

  • Primer consejo: entrena para que tu imaginación sea más sensible y esfuérzate por conseguirlo.
  • Segundo consejo: estimula tus sentidos internos para que se hagan más vívidos. Vete más allá de las imágenes corrientes y abre tu mente hacia la búsqueda de detalles con todos los sentidos.
  • Tercer consejo: presta atención a las imágenes mentales que pasan a diario por tu mente haciéndote consciente de la posibilidad de cambiar el foco de atención.

Ejercicio final

Para finalizar, un ejercicio que te permitirá poner en marcha a tus neuronas.

Imagínate que vas paseando por una playa, de pronto ves una hermosa botella medio enterrada en la arena.

Mensaje en la botella

Mensaje en la botella

Coges la botella y la abres. Entonces, surge de ella una niebla que se materializa en un ser mágico que te da a ofrecer tres opciones

Una: tu vida se prolongará 5 años más a condición de que otra persona, elegida al azar, viva 5 años menos de los que le corresponden. ¿Aceptarías ese tiempo extra de vida?

Dos: podrás obtener 120.000€ si aceptas que te hagan un tatuaje del tamaño de un billete de 20€. ¿Aceptarías el dinero? En caso afirmativo: ¿dónde situarías el tatuaje y qué dibujo escogerías?

Tres: mañana, cuando te despiertes, tendrás una nueva facultad o atributo, ¿cuál eliges?.

Fuente: Gimnasia mental, técnicas y ejercicios para sacar el máximo partido a tu cerebro de Tom Wujec.

Pon a trabajar tu imaginación
Etiquetado en:                

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *