Un niño quería ayudar a una mariposa que se estaba desprendiendo con dificultad de su capullo. Creyendo que la va a ayudar, la libera delicadamente de su envoltura. La mariposa vuela, recorre unos metros, pero cae pronto al suelo, muerta.

El padre le explica al niño que no se ayuda a la mariposa facilitando su liberación. Debe conseguirlo por sí misma, reforzando así los músculos de sus alas, que luego la ayudarán a volar.

Como padres y madres, como educadores/as, ¿dejáis a vuestros hijos/as que afronten por ellos mismos las dificultades que están a su alcance o les facilitáis en exceso las cosas haciéndolas en su lugar?

Hay que permitir a los niños/as cada vez mayor responsabilidad para enseñarles a desarrollar las competencias necesarias para su evolución. Si hacemos las cosas por ellos no aprenderán.

Tarea

Anota en una hoja una lista de tareas que realizas por tu hijo, luego, señala cuáles podrías delegar en él.

Fuente: 100 trucos para mejorar las relaciones con los niños de Daniel Beaulieu.

Presentación1

La mariposa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *