Se trata de una técnica inspirada en el Método Montessori que se puede utilizar para estimular la creatividad y la autonomía, sobre todo con niños/as ante alguna situación en la que se encuentren alterados o nerviosos.

Aunque está elaborada para los más pequeños, también se puede utilizar con adolescentes o en talleres con personas adultas de gestión de emociones y autocontrol, ya que se trata de una herramienta para trabajar la concentración y relajación. Ayuda a poder parar un momento ante una situación de tensión o para tomarte un momento de tranquilidad a lo largo del día.

La botella o frasco tiene purpurina que al agitarla se mueve muy rápido, como un remolino. Al utilizar la metáfora se hace el símil con nuestros pensamientos y emociones cuando estamos en un estado de agitación.

Cuando el frasco se queda en reposo, la purpurina comienza a calmarse y -poco a poco- tiende a descansar en el fondo, muy despacio.

Desarrollo

  • 1ª Fase: se construyen en el taller grupal (o individual) el frasco de purpurina.
  • 2ª Fase: se usa una historia para ir explicando cómo funciona la estrategia.

Ejemplo

Tomamos el bote entre las manos y lo agitamos, a continuación hacemos la siguiente pregunta:

¿Qué es lo que está pasando?

Esperamos a que las personas que forman el grupo den sus respuestas. Como pueden ser: que la purpurina se mueve muy rápido, que está descontrolada, que no hay quién la pare.

Se continúan haciendo preguntas del estilo:

  • ¿Alguna vez os ocurre como a la purpurina?
  • ¿Alguna vez percibís que perdéis el control?
  • ¿Y qué os ocurre?
  • ¿Vienen muchos pensamientos de manera atropellada a la mente, la respiración se agita y tenéis el impulso de moveros más rápido o incluso de gritar?

Es muy probable que la respuesta a estas preguntas sea: ¡Sí!

Es el momento de explorar en qué situaciones o circunstancias solemos ponernos tan agitados como la purpurina: por ejemplo, ante un examen, cuando tengo que hacer algo por primera vez, ante lo desconocido, cuando tengo que ir al dentista, etc.

Una vez reflexionado es el momento de hablar del truco para poder gestionar ese tipo de situaciones, las emociones y los pensamientos asociados. El truco es la respiración, podemos ir haciéndola un poquito más lenta, podemos percibir cómo el latido de nuestro corazón se va ralentizando, igual que las purpurinas… y esto es lo que se llama autocontrol. La purpurina de nuestro bote, cuando la dejamos quieta se calma… con nuestras emociones y pensamientos pasa igual, cuando centramos nuestra atención en otra cosa, se calman y dejan de estar tan revolucionados.

Entonces es el momento de volver a agitar la botella, la apoyamos sobre una mesa o sobre el suelo (depende de las personas que formen el grupo) y nos concentrarnos en la purpurina, como va poco a poco descansando en el fondo, centrando el foco de la atención, mientras se acompasa la respiración (incluso se pueden hacer tres respiraciones profundas).

A continuación, podemos aprovechar para poner una música un poco movida, y bailar al son, así conseguiremos activarnos, respirar de manera más rápida, ponernos las pilas… y a continuación, poner en marcha el ejercicio con el frasco relajante, para comenzar a practicar el ejercicio.

Esta técnica de concentración y atención plena ayuda a dejar de prestar atención a la perreta, a pensamientos negativos, a momentos de agitación y ayuda a concentrar la atención en otros estímulos que enfocan hacia un camino más tranquilo, aportando sensación de control.

Frasco relajante

Gracias a Delia y Cos por hacer este fantástico frasco relajante.

¿Cómo construir el frasco relajante?

Materiales

  • Un frasco de cristal (o una botella de plástico).
  • Purpurina de colores, tamaños y formas diferentes.
  • Pegamento líquido transparente.
  • Agua.

Preparación

Se llena la botella o el frasco de vidrio con agua. Se echa el pegamento líquido y se agita. A continuación volcamos la purpurina con la combinaciones de colores y formas que más te gusten. Decora la tapa a tu gusto y séllala para que no se derrame el agua.

¡Listo para usar!

Frasco relajante
Etiquetado en:                

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *